¿Qué es y por qué instalar una cerradura invisible?

¿Qué es y por qué instalar una cerradura invisible?

¿Qué son las cerraduras invisibles?

Desde hace poco, ha surgido un nuevo tipo de cerradura, la invisible. No son muy conocidas pero traen consigo muchas ventajas para la seguridad del hogar.

¿Por qué se llaman cerraduras invisibles? Porque una de sus principales características es que desde el exterior no se pueden ver, por lo que los ladrones no podrán saber de ninguna forma si la casa tiene este tipo de cerradura. Cuando intenten forzar la puerta, la cerradura invisible bloqueará el acceso y evitará el robo de la casa.

¿Dónde se pueden instalar?

Pueden ser instaladas en cualquier tipo de puerta, en las domésticas que todos tenemos en casa, en puertas blindadas, en puertas de locales o negocios, e incluso en ventanas, se colocan en el lado de la puerta y se complementan fantásticamente con las cerraduras tradicionales que todos tenemos, aportando de este modo un extra a la seguridad de nuestro hogar. Las cerraduras invisibles funcionan con un complejo mecanismo electrónico, que se activa cuando detecta que la cerradura de la puerta está siendo forzada impidiendo la apertura y acceso a nuestro hogar o negocio. Con un diminuto mando a distancia se activa o desactiva la cerradura invisible, siendo lo más recomendable activarla cada vez que salgamos de casa. Además, continuamente estas cerraduras cambian de códigos, que permanecen encriptados, para que ningún ladrón pueda hackear los códigos y entrar en la casa.

Como cerradura complementaria nos aporta numerosas ventajas que evitarán las intrusiones aunque hayan forzado la cerradura principal. Son muy fáciles de instalar, pesan muy poco y vienen con unas instrucciones muy claras para que podamos instalarla nosotros mismos, aunque ante cualquier duda es bueno contar con la ayuda de un cerrajero profesional. Funciona con unas baterías, y como tiene un sistema que usa la energía de la manera más eficiente, no hay que estar cargando las baterías continuamente. Nunca se quedará cerrada en caso de no tener batería, evitando de este modo que te puedas quedar atrapado fuera de casa. Todas cuentan con algún sistema para avisarte de que se quedan sin energía. Otra ventaja es que son baratas, haciéndolas accesibles para cualquier familia o negocio.

Consideraciones antes de comprar una cerradura invisible

A la hora de comprar una cerradura invisible, verás que tienes una cantidad enorme de opciones. Una de las cosas a tener en cuenta es cuantos sois en el núcleo familiar, cada miembro deberá tener una llave para activar y desactivar la cerradura. Existen modelos que aceptan un número elevado de mandos, incluso más de una docena, aunque lo normal es que no superen los ocho miembros. Otro punto importante es la duración de la batería, lo normal es que duren unos diez meses aproximadamente con un uso de varias aperturas cada día. Hay más factores que diferencian entre unas cerraduras invisibles y otras, como la humedad que soportan y el método de aviso de baja batería.

En cualquier caso, una cerradura invisible es un excelente complemento para tu puerta, aporta un altísimo nivel de seguridad y son indetectables por los ladrones, ni los más hábiles podrán entrar en tu casa.

[Total:3    Promedio:5/5]